viernes, 19 de junio de 2015

EL ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN DE LOS PAÍSES DESARROLLADOS. EL CASO DE ESPAÑA

El envejecimiento de la población no tiene precedentes, es un proceso sin parangón en la historia de de la humanidad. La población envejece cuando aumenta la proporción de personas de la tercera edad (es decir, los mayores de 65 años o más), se acompaña de reducciones en la proporción de niños (personas menores de 16 años) y por la disminución en la proporción de personas en edad de trabajar (16 a 65). A nivel mundial, el número de personas de la tercera edad se espera que supere el número de niños por primera vez en 2045. En las regiones más desarrolladas, donde el envejecimiento de la población está muy avanzado, el número de niños cayó por debajo de la de las personas de la tercera edad en 1998.


Una sociedad sólo está envejeciendo cuando no sólo los miembros individuales viven más tiempo, sino que al mismo tiempo también disminuye la tasa de nacimientos por pareja. Por lo tanto, la generación de los niños es menor que la de sus padres. La proporción de personas jóvenes en la población total disminuye. Esta disminución de la natalidad comenzó en Alemania a finales del 1960. Durante 1950, la tasa de fecundidad se encontraba todavía en 2,2 hijos por mujer en edad fértil, llegaron hoy a apenas 1,36.

Tasa de natalidad de España por provincias en 2013.


Las razones son variadas. Incluyen formas más eficaces de planificación familiar ("la píldora") desde la década de 1970 y la pérdida de la importancia del hijo como trabajador, como medio de asegurar el futuro económico de los padres (una pensión personal), el "heredero" o por el mantenimiento del apellido. Otras razones a veces se encuentran en la duración de la formación profesional, así como una edad cada vez mayor del matrimonio se suman para retrasar la maternidad hasta incluso la cuarta década de la vida. Un cierto cambio de valores en la sociedad, como la tolerancia hacia la cohabitación sin matrimonio, es probable que también influyan, al ser responsable de un matrimonio a edad tardía y por lo tanto la reducción de los nacimientos. Una consideración adicional es que alrededor del 15 por ciento de las parejas permanecen sin hijos en contra de su deseo.

El proceso de envejecimiento de la población en Japón, Alemania, Italia y España es particularmente intenso. Alemania tenía en los años 80 la tasa de natalidad más baja del mundo. Hoy en día, el mínimo global del número de nacimientos por mujer oscila de 1,1 a 1,2 en Italia y España, seguido de cerca por Grecia, Portugal y Alemania (1,2 a 1,4 ).



El envejecimiento de la población es profundo y tiene importantes consecuencias y repercusiones para todas las facetas de la vida humana, sobre todo en los países más desarrollados. En el ámbito económico, el envejecimiento de la población tendrá un impacto en el crecimiento económico, el ahorro, la inversión, el consumo, los mercados de trabajo, las pensiones, los impuestos y las transferencias intergeneracionales. En el ámbito social, el envejecimiento de la población influye en la composición familiar y vital, la demanda de vivienda, las tendencias de la migración, la mortalidad, la epidemiología y la necesidad de servicios de salud. En lo político, el envejecimiento de la población puede alterar los patrones de voto y la representación política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada